Vitaminas y minerales: ¿Qué son?

Los micronutrientes, también llamados vitaminas y minerales, son compuestos necesarios para el correcto funcionamiento del organismo. Los minerales y vitaminas tienen un papel esencial en el mantenimiento de la salud, el balance energético y otros procesos como la osteoporosis, el hipotiroidismo, las enfermedades cardiovasculares o el cáncer. 

Alimentos con vitaminas y minerales

Las vitaminas y los minerales son nutrientes esenciales, es decir, debemos aportarlos mediante alimentos y en cantidades suficientes para que nuestro organismo funcione correctamente.

Diferentes grupos de alimentos contienen también distintos minerales y vitaminas. Es por ello que, para llegar a los requerimientos necesarios de vitaminas y minerales, se recomienda una dieta saludable y variada, evitando ultraprocesados y priorizando verduras, proteína y grasa de calidad. Para leer más al respecto, puedes descargar gratis el eBook de alimentación prebiótica y antiinflamatoria de la Dra. Sari Arponen. 

Sin embargo, debido a la agricultura extensiva, los suelos cultivables son cada vez más pobres, por lo que los vegetales tienen menor presencia de minerales y vitaminas a día de hoy. Además, el procesado de los  alimentos disminuye de forma significativa el contenido de estos compuestos. El pan, la pasta y el arroz, que suelen ser la base de la alimentación de muchas personas, han perdido entre un 90 y un 99% de los nutrientes. Debido al contenido sensiblemente reducido de vitaminas y minerales en los alimentos, y aunque tengamos una dieta equilibrada, puede presentarse un déficit de estos nutrientes esenciales, siendo dos de los más comunes la vitamina D y magnesio.

Enfermedades por falta de vitaminas y minerales

La deficiencia de vitaminas y minerales puede tener importantes consecuencias para la salud, tanto a largo como a corto plazo. Un ejemplo es la deficiencia de la vitamina D que contribuye a generar una respuesta desequilibrada por parte del sistema inmune a corto plazo y aumenta la incidencia de enfermedades inmunomediadas a largo plazo. 

La falta de vitaminas y minerales puede cursar con diferentes síntomas y signos: como ojos y piel seca, uñas frágiles, fatiga, sangrado de encías, aumento de peso, debilidad muscular, problemas de memoria, mayor riesgo de infecciones, hipofertilidad, dolor de huesos y, especialmente, de rodillas.

La microbiota es capaz de regular la cantidad de ciertos micronutrientes disponibles, interviniendo en su síntesis y absorción. Es el caso de vitaminas como la A, B, C, D, E y K, además de minerales como el calcio, hierro, zinc, magnesio y fósforo. Esto también ocurre al revés: la deficiencia de estos minerales y vitaminas tiene un impacto en la microbiota, tanto en la composición como en la funcionalidad. Es por ello que mantener nuestra microbiota equilibrada nos puede ayudar en ciertas situaciones de déficit de vitaminas y minerales. 

Suplementos de vitaminas y minerales

Existen múltiples suplementos con diferentes vitaminas y minerales, por lo que puede ser complicado elegir cuál es el más indicado en nuestro caso. Cuando se consume un producto de estas características, debemos saber de forma específica qué vitaminas y/o minerales buscamos, si existe alguna contraindicación, en qué dosis la necesitamos y también cuál es su biodisponibilidad.

El uso de suplementos de vitaminas y minerales puede ser una estrategia efectiva y beneficiosa para corregir su déficit. Puesto que estos tratamientos no son inocuos, su empleo siempre debe estar supervisado o pautado por un profesional de la salud. Por tanto, a la hora de elegir suplementos de vitaminas y minerales, acude a un profesional actualizado.